Hegoko lautadaren ertzetik

Las variaciones que presentan tanto los estilos musicales como los contenidos de las letras se aprecian en el orden de las canciones. El disco se abre con “Linboan”, una especie de twist de ritmo pegadizo, pero su tono falsamente “happy” queda anulado por el humor autoirónico de la letra. En “Egiozu kasu” encontramos, en un estilo folk-rock, el viaje trazado a través de una vida sin libertad. La tercera canción, “Guduka”, presenta el absurdo de las guerras con potente sonido. La siguiente, “Bertan goxo”, recuerda un cuento tradicional con aires folk; en las dos podemos gozar de los solos de guitarra de Batiz. Los malentendidos intergeneracionales se muestran en la titulada “Ez dut jakin nahi”, el mejor ejemplo de power-pop en el disco.

Mostrando los 7 resultados